Ud está aquí:
  1. Inicio
  2. Educación
  3. Divulgación científica
  4. Salud
  5. Salud 2013
  6. Ingesta de esteroides anabolizantes e ictus isquémico

Ingesta de esteroides anabolizantes e ictus isquémico. Caso clínico.

Fecha: 16/03/2013

Fuentes: C. García-Esperón, J.V. Hervás-García, M. Jiménez-González, N. Pérez de la Ossa-Herrero, M. Gomis-Cortina, L. Dorado-Bouix, E. López-Cancio Martínez, C.H. Castaño-Duque, M. Millán-Torné, A. Dávalos. REV NEUROL 2013;56:327-331.

Actualidad

-

Los efectos adversos de los esteroides anabolizantes sobre el sistema cardiovascular se han descrito ampliamente y se pueden producir en distintos niveles.

De una forma indirecta, su consumo se ha asociado a una mayor prevalencia de factores de riesgo vascular, como la hipertensión arterial, la alteración del perfil lipídico o el aumento de la resistencia insulínica. Estos factores pueden favorecer el desarrollo de ateroesclerosis y cardiopatía isquémica.

Los fenómenos isquémicos también se han descrito en relación con un aumento del hematocrito o con alteraciones en la agregación plaquetaria y disminución de la producción de prostaciclinas.

Además, se ha descubierto una elevación de la proteína C reactiva y del aminoácido homocisteína, ambos relacionados con el daño sobre el endotelio.

Por otro lado, se han observado posibles efectos directos del consumo de estos compuestos en el remodelado cardíaco, la hipertrofia ventricular, la aparición de trastornos del ritmo, sobre todo en forma de fibrilación auricular, e incluso la muerte súbita.

El caso clínico que se describe es el de un varón de 31 años con un ictus isquémico, consumidor de anabolizantes desde los 16 años (nandrolona, testosterona y clenbuterol) en relación con una intensa actividad de musculación en el gimnasio y kick-boxing.

Subir