Ud está aquí:
  1. Inicio
  2. Educación
  3. Divulgación científica
  4. Salud
  5. Salud 2013
  6. Sedentarismo y mortalidad

Sedentarismo y mortalidad

Fecha: 26/07/2013

Fuentes: LEÓN-MUÑOZ, LUZ M.; MARTÍNEZ-GÓMEZ, DAVID; BALBOA-CASTILLO, TERESA; LÓPEZ-GARCÍA, ESTHER; GUALLAR-CASTILLÓN, PILAR; RODRÍGUEZ-ARTALEJO, FERNANDO. Medicine & Science in Sports & Exercise: August 2013 - Volume 45 - Issue 8 - p 1501–1507

Actualidad

-

El sedentarismo es un comportamiento caracterizado ante todo por permanecer sentado, con bajos niveles asociados de gasto de energía. Se diferencia de la falta de actividad física en que el sedentarismo se refiere más a permanecer sentado que a realizar poco ejercicio. De hecho pueden coexistir un elevado sedentarismo con una actividad física sustancial, un individuo puede llevar a cabo la actividad física mínima o incluso superarla y pasar el resto del día sentado, en el trabajo, en el transporte o en casa.

En los últimos 50 años, los profundos cambios sociales desarrollados en los paises occidentales han dado lugar a un aumento del sedentarismo y por tanto a una prevalencia de un excesivo tiempo sentado, especialmente en los adultos de mayor edad. Esto es importante porque lleva asociado una peor calidad de vida y un alto riesgo de enfermedades crónicas severas, independientemente de la actividad física realizada.

Por tanto, la información sobre los cambios en el tiempo que se permanece sentado es de particular relevancia porque podría servir para estimar el efecto que producirían intervenciones encaminadas a reducir el sedentarismo.

El estudio se ha realizado sobre una base poblacional de personas mayores españolas con el objetivo de evaluar la asociación entre sedentarismo y los cambios en el tiempo que se permanece sentado con las causas de mortalidad.

Los resultados muestran que en adultos de edad elevada, el comportamiento sedentario mantenido durante un período de 2 años está asociado con el aumento de la mortalidad independientemente de la actividad física. Así mismo, los resultados sugieren que la reducción en el tiempo que se permanece sentado podría provocar un descenso en la mortalidad.

Como la edad media de los participantes era de 74 años, es importante remarcar que los beneficios de la reducción del tiempo que se permanece sentado se vieron desde los primeros años de seguimiento y se mantuvieron a largo plazo. Por tanto, la mayoría de los adultos, cuya esperanza de vida no se encuentre comprometida por un problema serio de salud, se beneficiarían de una reducción del tiempo que permanecen sentados.

Otro hecho importante es que los beneficios de ser no sedentario se observan incluso cuando la actividad física se encuentra por debajo de la mediana del estudio.

Estos datos sugieren que junto con la recomendación de realizar actividad física se debería recomendar reducir el tiempo que se pasa sentado.

Subir